Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Gema Marqués
Lunes, 12 de diciembre de 2016

Eterna alcaldesa

Guardar en Mis Noticias.

Inesperadamente se fue la que fuera alcaldesa de Valencia durante 24 años y seis legislaturas. Rita Barberá Nolla, cofundadora del Partido Popular Valenciano, un referente humano y político, y sin ninguna duda, un icono de la ciudad por la que lo dio todo, Valencia.

Ella lo fue todo, ella era Valencia. Ella consiguió transformar la ciudad, con una rehabilitación completa. Creó la zona del puerto, la Marina Real, rehabilitó el Mercado de Colon, el Jardín del Turia, la Plaza Redonda, la regeneración de la Playa del Saler y del Casco Histórico, inauguró más de 50 centros de ocio, 15 nuevos museos, multiplicó por cuatro las zonas verdes, la llegada del AVE, y otras decenas de triunfos. Construyó una Valencia “situada en el mapa”, como decía Rita, internacional y turística.

 

En el ámbito deportivo siempre apoyó el deporte valenciano. Ella peleó y consiguió el mayor logro de la historia de la ciudad: la Copa América de Vela, un evento deportivo a nivel internacional, que fue un auténtico éxito. Ayudó a la ampliación del Estadio de Mestalla, y celebró como una valencianista más el doblete de 2004. Además de la creación de decenas de instalaciones deportivas, como el actual Complejo de la Pechina.

 

Quizás fuera todo esto lo que le hizo ser reelegida alcaldesa por mayoría absoluta en seis ocasiones consecutivas, llegando a acumular en 2007 casi el 60% de los votos en su ciudad. La gente la quería, y así lo demostraba.

 

Alegre, humilde, sincera y con mucho carácter; así la describen los que conocieron y compartieron con Rita personal y profesionalmente. Y es que hasta en sus peores momentos, no perdía la sonrisa. Hasta en su última comparecencia pública, donde anunciaba que dejaba la militancia del PP, dejando “la que había sido su casa tantos años”, como ella misma decía. Y aún así, lo hizo con la mejor de sus sonrisas, con paso firme y con uno de sus trajes rojos, “el Rojo de Rita”, y el famoso collar de perlas de su madre.

 

Pero tristemente esa fuerza se fue agotando poco a poco, se fue marchitando en las hojas de los periódicos en la que día a sí día también se dictaba su culpabilidad, sin ni siquiera estar imputada por parte del juez. Porque el juicio popular es más duro y cruel que el juicio penal. Y quizás, es más duro todavía ver como tus propios compañeros y amigos te dan la espalda, o al menos muchos de ellos.

 

Y el pasado miércoles 23 de noviembre puso punto final a su historia, y falleció sola, en una habitación de hotel en Madrid, tan lejos de la ciudad de su vida. Ese corazón que sentía por Valencia y por los valencianos, y que dejó de latir para siempre.

 

Hasta siempre Rita, alcaldesa de todos.

 

[Img #6787]

 

El Submarino • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress